• Santos Robles

No a la guerra





La invasión rusa de Ucrania es la noticia en todos los medios. El relato reduce la realidad a que el presidente Rusia, Vladimir Putin, ha reconocido la independencia de dos regiones de Ucrania, Donetsk y Lugansk y a continuación ha invadido el país. Al margen de la guerra mediática, al margen del posicionamiento de los medios españoles del lado de Estados Unidos y sus aliados en contra de Rusia, lo que está claro es que las guerras solo traen destrucción y sufrimiento para la clase obrera, mientras que los poderosos que las promueven se lucran.


No hay buenos ni malos, sólo está el pueblo que sufre la guerra. Da igual si los afectados son ucranianos, rusos o de otro país. Cuando los gobernantes mandan a sus peones a morir, están atacando a la clase obrera. Porque, independientemente de nuestro país de origen, religión o ideas políticas, todos los trabajadores y trabajadoras del mundo pertenecemos a la misma clase.


Por tanto, debemos alzar nuestra voz en contra de la guerra y exigir el entendimiento y el diálogo para resolver los conflictos diplomáticamente y no a base de masacrarnos.

También debemos exigir el cumplimiento de lo establecido en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, especialmente en su artículo 3: "Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona".


¡No a la guerra!


101 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Este año viene marcado por la entrada en vigor de la nueva reforma laboral que, por primera vez supone algunas mejoras para las y los trabajadores. Sin embargo, queda mucho por hacer y mucho por lo qu